Por qué son importantes las revisiones de las mascotas geriátricas

old-dog

Cuando nuestras queridas mascotas se van haciendo mayores y entran en lo que llamamos la tercera edad, la lista de posibles enfermedades que puedan padecer se hace más larga.
Enfermedades como osteoartitris, diabetes, gingivitis, insuficiencias renales, hepáticas, cardiopulmonares, cáncer, tiroides y otros problemas hormonales, senilidad…que en pacientes más jóvenes son muy raras se hacen más comunes conforme pasan los años.
Lo bueno es que, al igual que ocurre con notros los humanos, hoy en día se pone más énfasis en la medicina preventiva o en el diagnóstico temprano para así tener un mucho mejor pronóstico.
Hábitos de vida saludables, ajustes en la dieta, suplementos alimentarios y controles regulares hacen que podamos no solo alargar la existencia de nuestras mascotas si no darles una mejor calidad de vida.

Hay varios síntomas que no se deben de ignorar y que nos pueden indicar que algo no va bien:
– Falta de interés en salir a pasear o intolerancia al ejercicio.
-Cambios en la sed o apetito
-Dificultad al sentarse o levantarse, rigidez de las articulaciones
-Mal aliento o molestias al comer
-Respiración más rápida o irregular
-Diarrea o estreñimiento
-Bultos y heridas
-Piel seca, con caspa, pérdida de pelo
-Ojos rojos o con secreción.
-Cambios de comportamiento o personalidad, ansiedad

Recuerda que “edad avanzada” no es un diagnóstico en sí y no hay razón para ignorar los síntomas que puedan estar relacionado con el pasar de los años.
Te recomendamos que traigas a tu mascota a tu veterinario para una revisión al menos una o dos veces al año o cuando empieces a ver alguno de estos síntomas.
Recuerda que un año nuestro son muchos más para un perro o gato.

pets_real_age

Leave a Comment (0) ↓